Un dirigente del Benfica se reunía con presuntos narcotraficantes colombianos



Un directivo del Benfica fue detenido en Portugal tras una extensa investigación por narcotráfico, que motivó en su momento una inspección en el emblemático Estadio da Luz.

El dirigente José Carriço, quien trabajaba en el Departamento de Apoyo a los Jugadores del Benfica y era un hombre cercano al presidente del club, Luís Filipe Vieira, fue detenido a finales de julio al ser interceptado con 9,5 kilos de cocaína, aunque las autoridades portuguesas recién dieron a conocer este jueves la información.

En el marco del caso, la policía judicial portuguesa realizó inspecciones en el Estadio da Luz del Benfica, donde el detenido trabajaba, pero aclaró que el club no está implicado en la investigación.

Durante ocho meses, los investigadores registraron, a través de escuchas telefónicas y medidas de vigilancia, más de una docena de reuniones entre Carriço y presuntos narcotraficantes colombianos que tuvieron lugar en la oficina del directivo en el Estadio da Luz.

La investigación fue denominada Operación Puerta 18, ya que los colombianos solían ingresar al estadio del actual campeón del fútbol portugués siempre por la puerta 18.

Carriço era un hombre cercano al presidente del Benfica e incluso había sido su chofer, de acuerdo con el diario Jornal de Noticias, que reveló la operación. Su trabajo en el Benfica consistía en ayudar a los nuevos jugadores en cuestiones logísticas, tales como obtener vivienda o carro.

La única reacción del club fue del director de comunicación, João Gabriel, que dijo al mismo periódico que se trata de un “problema de la justicia con el ciudadano José Carriço” y que el asunto no tiene “nada que ver con el Benfica”. Además, aseguró que, en el momento de la detención, él ya no trabajaba en el club, lo cual fue puesto en duda por el Ministerio Público.

La detención se produjo cuando Carriço y otro sospechoso, que no fue no identificado, fueron interceptados en la autopista que une Lisboa y Oporto con 9,5 kilos de cocaína. El carro en que se encontraba el ex dirigente pertenecía a Benfica, pero el alquiler estaría siendo pagado por Carriço.

Estos hechos solo se dieron a conocer este jueves, alrededor de un mes después de que sucedieran, porque las autoridades portuguesas optaron por no mencionar al Benfica en el comunicado que emitió después de los arrestos. Por ese motivo, el tema pasó desapercibido.

Una fuente de la policía señaló al diario Público que la decisión de omitir al Benfica se debió a que el club no estaba bajo sospecha.

LS

Con información de dpa.

Comentarios