Las sedes de IECSA y Ghella fueron allanadas bajo una orden judicial que rodea las investigaciones vinculadas al caso de Odebrecht



DOBLE LLAVE – Las investigaciones sobre el presunto caso de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht continúan en boga y esta vez, las oficinas ubicadas en Argentina de IECSA y de la italiana Ghella fueron intervenidas este lunes.

La orden de allanamiento fue emitida por el juez federal Marcelo de Giorgi por la presunta adjudicación de una obra de gran valor a Odebrecht a través de un pago de 35 millones de dólares en sobornos.

Cabe destacar, que la empresa argentina fue dirigida hasta el año 2007 por Franco Macri, padre del actual presidente del país sudamericano, Mauricio Macri y luego paso a manos de Angelo Calcaterra, primo del mandatario argentino.

Asimismo, hace dos semanas fue allanada la sede de Odebrecht en Buenos Aires por la supuesta cancelación de sobornos a funcionarios del Gobierno con la intención de obtener aprobación para un importante proyecto de la empresa potalizadora, AySA.

Katriz Luna

Con información de La Capital.

Comentarios