El "rascacielos verde" supone un gran avance en materia de estructuración y remodelación ecológica



DOBLE LLAVE – Con 41 plantas, 113 metros de altura y  una superficie de 52.600 metros cuadrados, el proyecto tardó seis años en hacerse realidad. La torre sostenible se ubica en Bruselas (Bélgica) y es considerado el edificio ecológico más alto de toda Europa. A cargo de la obra y la rehabilitación estuvo el arquitecto español Carlos Lamela.

La acreditación belga de bâtiment passif o edificio pasivo, es decir, su consumo es prácticamente cero, ha sido otorgada a este nuevo rascacielos, que reutiliza la estructura de una torre anterior, proviene de una recuperación completa que implicó la reducción de su consumo energético en un 90%.

El proyecto mejora el aislamiento y la capacidad estanca de las fachadas para evitar pérdidas de energía, con un triple vidrio con control de factor solar y con sistemas de climatización eficientes como el techo radiante. Cuenta también con cubiertas vegetales que “abrigan” la torre y contribuyen a su eficiencia energética. La torre, emblemática de la ciudad,  fue rediseñada para la nueva sede de la oficina de empleo belga y para cumplir con los requisitos de sostenibilidad del siglo XXI.

Ninoska Moncada

Con información de xataca

Comentarios