Según datos de la Organización Mundial de la Salud, 3 mil millones de personas cocinan con leña en el mundo, una práctica que cada año provoca cuatro millones de muertes por enfermedades como cáncer o enfisema pulmonar, entre otros padecimientos.

Es por esto que Carlos Glatt empezó a buscar recursos para su emprendimiento, La Estufita, una cocina portatil orientada a las comunidades rurales, para evitar que las personas se enfermen al cocinar.

Una persona que cocina con leña emite 750 mil partículas por millón dentro de su casa, lo que, en palabras de Glatt, “es como estar dentro de un vapor de gas tóxico”. El emprendedor dedicó un año para crear y desarrollar, a partir de investigación, prototipos y moldes, el prototipo de La Estufita. La primera fase, que requirió una inversión de 200 mil dólares, estuvo totalmente financiada por Glatt.

Glatt Stove es una cocina portátil, de 500 gramos de peso, la cual utiliza un combustible líquido basado en el gas natural, muy sencillo de transportar, ya que no necesita tanques pesados a presión, ni tuberías.

La Estufita cocina a la misma temperatura que una cocina normal, a 300 grados, y sólo genera 17 partículas por millón de contaminación, con un uso de 100 litros de combustible al año.

El modelo de negocio se basa en atender las necesidades de las personas que se encuentran en pobreza extrema y necesitan productos muy baratos. Por ello, 50% de las estufas producidas se venderán en tiendas de auto servicio y de conveniencia a un precio de 10 dólares y a 1 dólar el litro de combustible.

Para presentar el producto, el próximo 6 de diciembre, Glatt Stove organizará el evento ‘Los 1000 chefs’, en el cual las personas podrán sacar su cocinero interior y concursar por el mejor platillo. El objetivo es tener a mil personas con dos Estufitas cocinando para demostrar que puede haber 2 mil cocinas en un lugar cerrado sin contaminar. Tras el lanzamiento, Glatt planea ganar mercado en México durante 2016, para dar el salto internacional en 2017.

AW

Con información de CNN Expansión.

Fotografía Gettyimages.