DOBLE LLAVE – Tras la fatales consecuencias que la depresión ha causado en millones de personas, la ciencia ha determinado que una forma de combatir esta enfermedad clínica es modificando la alimentación.

En este sentido, los expertos aseguran que aumentar la dosis de Omega 3 (pescados, nueces, soja, trigo, almendras, espinaca y en la piña), la vitamina D (exposición moderada al sol), el magnesio (aguacates, quinoa, semillas de sésamo), hierro (carnes rojas y granos variados) y aminoácidos (leche, huevos) ayuda a disminuir el trastorno.

En virtud de esto, los científicos recomiendan comprometerse con una dieta balanceada a fin de contrarrestar las fatídicas consecuencias de la patología.

Yisneidy Pérez

Con información de Globovisión