DOBLE LLAVE – El periodista Carlos Julio Rojas, salió en libertad tras más de 40 días detenido, con cuatro condiciones que lo condenan a la censura, entre las causales se encuentran: no declarar sobre su caso, régimen de presentación cada 30 días, no salir del país y por último no participar en reuniones políticas.

El abogado, Rigoberto Quintero, encargado de su defensa, aseguró que estas medidas atentan contra la Constitución venezolana. Asimismo, resaltó que la jurisdicción militar no puede ser aplicada a civiles.

Desde hace dos años Espacio Público así como otras organizaciones han registrado siete casos de periodistas juzgados ante tribunales militares, de los cuales dos siguen presos en el estado Zulia.

Rojas contó en una rueda de prensa que durante su cautiverio rebajó casi 20 kilos, estuvo en una celda de tortura de 2×2, solo recibía 60 gramos de comida y estuvo siete días sin poder ir al baño, pese a las “torturas psicológicas” el comunicador y activista aseguró que continuará luchando por la restauración de la democracia en Venezuela, por los derechos humanos y la libertad de expresión.

“En el caso de Carlos Julio hicimos la defensa con mucha vehemencia porque no existía ninguna prueba para estar detenido”, relató Quintero. El penalista, condenó que a Rojas se le querían aplicar delitos con pena máxima de 30 años.

Por último, señaló que el Estado usa métodos violentos para cambiar el sistema republicano.

Ariadna García / @Ariadnalimon