0

DOBLE LLAVE – Las parejas que planean tener un bebé deberían evitar beber alcohol antes de la concepción para proteger al futuro hijo de posibles defectos cardíacos congénitos, según una investigación en el European Journal of Preventive Cardiology.

Beber alcohol tres meses antes del embarazo o durante el primer trimestre se asoció con un riesgo 44% mayor de enfermedad cardíaca congénita en el caso de los padres y 16% en el de las madres, en comparación con no beber.

Conoce más: La aspirina puede prevenir daños por contaminación del aire

El consumo excesivo de alcohol, definido como cinco o más bebidas por sesión, se relacionó con una probabilidad 52% mayor de estos defectos congénitos en los hombres y 16% para las mujeres.

El doctor Jiabi Qin, de la Escuela de Salud Pública Xiangya, de la Universidad Central del Sur, en Changsha (China), explicó que “el consumo excesivo de alcohol por parte de los futuros padres es un comportamiento de alto riesgo y peligroso que no solo puede aumentar las posibilidades de que su bebé nazca con un defecto cardíaco, sino que también daña enormemente su propia salud“.

El doctor explicó que los resultados sugieren que cuando las parejas intentan tener un bebé, los hombres no deben consumir alcohol durante al menos seis meses antes de la fertilización, mientras que las mujeres deben dejar de consumir un año antes y evitarlo durante el embarazo.

Con información de dpa

Borrell es examinado ante la Eurocámara para ser el próximo jefe de la diplomacia europea

Artículo anterior

Microsoft desarrolló un algoritmo que lee y comenta las noticias como lo hacen los humanos

Siguiente artículo

Artículos relacionados

Comments

Comments are closed.

Más en Prevención