Hicieron falta más de cinco décadas para que EE.UU. decidiera desclasificar algunos archivos del caso que conmocionó al mundo



DOBLE LLAVE – Los archivos secretos sobre el asesinato del presidente John F. Kennedy publicados por el gobierno de Estados Unidos ofrecen nuevos detalles sobre el hecho que conmocionó al mundo hace más de cinco décadas. Fue el presidente Donald Trump quien ordenó la publicación el jueves de 2.800 expedientes clasificados hasta ahora como secretos, aunque se reservó otros cientos de documentos considerados “sensibles”, bajo presión de la CIA y el FBI.

(AP Photo/Jim Altgens, File)

La decisión de último minuto de no publicar todos los archivos relacionados con la muerte del joven presidente, ocurrida el 22 de noviembre de 1963 en Dallas (Texas), frustró a estudiosos de Kennedy y da pie a nuevas teorías conspirativas.

La comisión que investigó el caso determinó que Lee Harvey Oswald, un exmarine, cometió el asesinato solo pero la especulación sobre la participación de otras personas en el hecho no ha cesado.

Cientos de libros y películas, como “JFK” de Oliver Stone (1991), han alimentado la teoría de la conspiración, señalando a rivales de la Guerra Fría como la Unión Soviética o Cuba, la mafia e incluso al vicepresidente Lyndon B. Johnson.

“Estoy muy decepcionado”, dijo Philip Shenon, autor de “Un hecho cruel e impactante: la historia secreta del asesinato de Kennedy”, sobre la publicación de los documentos por los Archivos Nacionales.

La mayoría de los documentos revelados anoche son documentos que ya hemos visto antes”, dijo.

“Los documentos realmente importantes, algo así como los documentos super secretos, no forman parte de la publicación en su mayoría”, explicó. “Tendremos que esperar por ellos al menos hasta abril y temo que nunca los veamos”, agregó.

Trump dio a la CIA, el FBI y otras agencias seis meses -hasta el 26 de abril de 2018- para exponer las razones que justifican la retención de esos documentos.

En un tuit Trump dijo que los archivos de JFK están siendo “cautelosamente revelados”.

“Convencer” a la ciudadanía de quien era el asesino

Shenon opinó que aunque no hubo revelaciones importantes, sí encontraron algunas “golosinas interesantes”.

Destacó un archivo en el que el entonces director del FBI J. Edgar Hoover dice, solo un día después del asesinato, que es importante “convencer al público de que Oswald es el verdadero asesino”.

El FBI, en particular, estaba absolutamente determinado, sin importar los hechos, a probar que Oswald era el único atacante, un lobo solitario, que no había nadie más involucrado”, señaló Shenon.

Querían mostrar que no había forma de que el FBI hubiera podido evitar el asesinato”, sostuvo.

Muchos de los 2.891 documentos hechos públicos por los Archivos Nacionales son de inteligencia cruda y sin verificar.

¿Cómo reaccionó la Unión Soviética?

Uno de los documentos incluye la transcripción de una conversación de Hoover dos días después del magnicidio.

Hoover dijo que el FBI informó a la policía de una amenaza contra la vida de Oswald. Pero no se tomaron medidas y el dueño de un club nocturno, Jack Ruby, lo mató mientras era escoltado por policías hacia un juzgado solo dos días después del asesinato de Kennedy.

Aunque muchas teorías han vinculado a Oswald con operativos cubanos o soviéticos, un memo de 1963 del FBI indicaba que la muerte de Kennedy generó duelo en la Unión Soviética.

Según una fuente, “oficiales del Partido Comunista de la Unión Soviética creían que había una conspiración de parte de la ultra-derecha en Estados Unidos”.

Los soviéticos temieron que el asesinato fuera usado como pretexto para “detener las negociaciones con la Unión Soviética, atacar a Cuba y luego expandir la guerra”.

Redacción Doble Llave / @doblellave

Con información de la agencia AFP y otros medios