El país europeo será muchísimo más exigente con Facebook, Twitter e Instagram



DOBLE LLAVE El Ministerio de Justicia alemán estaría pensando en cobrar una multa de más de 50 millones de euros en caso de que las empresas relacionadas a las redes sociales tales como Facebook, Twitter e Instagram, fallen en bajar el contenido que incite el odio de manera rápida y efectiva. Heiko Mass fue el ministro que presentó esta ley que espera detener los comentarios que ofendan a otros usuarios de otros servicios.

Dentro de las indicaciones de esta normativa, se encuentra la eliminación de amenazas, discursos racistas o xenófobos, publicación de noticias falsas, entre otras situaciones, además de la designación de un encargado de recolectar estas quejas y hacer que la ley se cumpla de manera efectiva. La persona que no cumpla esta ley podría enfrentar una demanda de más de 53 millones de euros.

“Queda claro que debemos incrementar la presión sobre las redes sociales. Necesitamos regulaciones legales que obliguen cada vez más a estas compañías a erradicar las ofensas criminales”, así lo explicó Mass en una declaración para “The Verge”.

Por otro lado Facebook a través de un vocero anunció que: “Tenemos reglas claras contra los discursos de odio, y estamos trabajando duro para mantenerlas fuera de nuestro plataforma. Estamos comprometidos a trabajar con el gobierno y sus socios para dejar constancia de este problema social. Hacía finales de este año, habrán 700 personas trabajando en revisar el contenido de Facebook en Berlín”.

Actualmente muchísimas redes sociales han tomado acciones para detener este tipo de acosos, en una clara respuesta a la amplia crítica social que realizaron distintos sectores respecto al rol  que las plataformas tuvieron con la proliferación de noticias falsas el año pasado.

Alejandro Durán Bracamonte

Con información de Fayerwayer.

Comentarios