DOBLE LLAVE- La compañía Latin American Wings (LAW) y Aerolíneas Estelar tras haberse concretado la alianza entre ambas en septiembre de 2017, comenzó a operar en territorio venezolano luego de que salieran de operación gigantes como Delta Air Lines, Latam y Avianca. Estas compañías catalogadas como “de bajo costo” y aprovechando el vacío de estos grandes consorcios internacionales se han apoderado de buena cuota del mercado.

El éxodo de venezolanos hacia destinos como Chile, Argentina o Estados Unidos ha sido aprovechado por estas compañías para utilizar ese nicho importante, además de la comercialización de buena parte de su boletería en bolívares.

El problema radica en que las operaciones de Estelar en vuelos internacionales están viéndose constantemente empañada por vuelos retrasados, aeronaves no habilitadas y hasta limitaciones para sobrevolar el espacio aéreo de algunos destinos.

Claro ejemplo de esta situación son los 90 pasajeros de la nueva ruta Caracas-Buenos Aires, los cuales debieron haber salido del aeropuerto de Maiquetía el 4 de noviembre a las 8:00 a.m. y hasta la fecha de este trabajo permanecen “varados” esperando finalmente abordar un avión y llegar a su destino.

“Desde el primer momento no ha existido una comunicación muy directa con el personal de Estelar. Luego que se nos ofreció el alojamiento en el hotel toda la comunicación se realiza directamente a través de mensajes que llegan a la recepcción”, expresó Manuel Mejía en un contacto exclusivo para Doble Llave.

Saúl Méndez, nombre usado para proteger su identidad, relató que en un principio explicaron que la demora obedecía a “una serie de destinos que se encontraban retrasados” por lo que no existían suficientes aeronaves disponibles.

“Luego el discurso cambió y se manejó la información que el problema radicaba en que no se disponía de la permisología requerida por parte del Instituto Nacional de Aviación Civil (INAC)”, indicó.

Tras comenzar a manejarse esa información y en vista del malestar ocasionado por los pasajeros el Instituto se vio en la obligación de emitir un mensaje a través de sus redes sociales aclarando que esa no era la razón de los retrasos.

Por su parte en otro mensaje el presidente del organismo fue más claro al afirmar que la situación obedecía a la ausencia de permisos por parte de la Administración Nacional de Aviacion Civil Argentina (ANAC).

Según comunicación que mantuvo un pasajero, de nacionalidad argentina, con Estelar, un representante legal de la compañía se encontraba viajando personalmente desde Lima-Perú hasta Buenos Aires con todos los papeles necesarios para tramitar el permiso internacional, y en caso tal de ser positivo el vuelo podría concretarse el 9 de noviembre.

Méndez asegura que se encuentran en medio de una gran incertidumbre. “Nadie hizo el sacrificio de comprar un ticket por hobby. Acá habemos personas que tienen compromisos laborales, citas médicas o conexiones que simplemente se quedaron a la deriva”.

Otros vuelos retrasados

A través de las redes sociales también se han hecho eco de un vuelo de LAW el cual no ha salido desde el sábado 4 de noviembre en donde 300 personas esperan por una respuesta de Estelar.

De igual forma los vuelos nacionales están sufriendo las consecuencias de viajar en esta línea aérea según la información hecha pública en Twitter.

Puntos de interés sobre el caso

  • Entre 20 y 27 millones de bolívares cancelaron los pasajeros de este vuelo.
  • La línea aérea ha realizado la cobertura de los gastos de comida y hospedaje en el hotel donde se encuentran los afectados.
  • Se desconoce si los usuarios podrán optar por el reembolso del dinero invertido.
  • La aerolínea no ha emitido un comunicado oficial sobre el caso a través de sus redes sociales u otros medios.

Rafael Arias / @rafarias86

Forma parte de nuestra comunidad en Telegram aquí: https://t.me/DobleLlave