Los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Nicolás Maduro, resolvieron en Quito la progresiva normalización en la frontera y el inmediato retorno de sus embajadores tras un diálogo directo con la mediación de Unasur y Celac.

Los mandatarios acordaron un plan de siete puntos que fue anunciado por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, tras una reunión de cinco horas en el palacio de gobierno de Quito.

El acuerdo comprende el retorno inmediato de los respectivos embajadores, realizar una investigación de la situación de la frontera y reunir a los equipos de ministros inmediatamente para empezar a tratar los temas sensibles de la frontera, reunión que se realizará el miércoles 23 en la ciudad de Caracas.

Acordaron además la progresiva normalización de la frontera, la coexistencia de los modelos económicos, políticos y sociales de cada país, hacer un llamado al espíritu de hermandad y la unidad, propiciando un clima de mutuo respeto y convivencia, y continuar trabajando con el acompañamiento de Ecuador y Uruguay.

Correa, delegado para leer la declaración conjunta, expresó la gratitud de Celac y Unasur a los presidentes Santos y Maduro que “accedieron inmediatamente” a reunirse. Señaló que los dos organismos regionales fueron “simples facilitadores” del acercamiento.

Por su parte, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó al encuentro como “franco y claro” y señaló que en los acuerdos “no hay cabida para el odio, la intolerancia y el revanchismo”.

Santos compartió el criterio y dijo que fue “un diálogo sereno, respetuoso, productivo”.

AG

Con información de dpa.

Fotografía REUTERS/Guillermo Granja.